Historia
Cómo comenzamos
 


La Fundación Casa José surgió de un grupo de personas de Caguas que desde 1995 se reunía todas las semanas para orar por la salud y dar apoyo a la familia del joven José Miguel Hernández Miranda, a quien se le diagnosticó cancer a sus 14 años.

Durante seis años, Miguelito luchó con determinación y valentía sometiéndose a tratamientos en los hospitales San Jorge, en Santurce y Sloan Kettering Memorial Cancer Center, en Nueva York. Allí se hospedaban en el Ronald Mc Donald House donde además de albergue recibían apoyo de las otras familias y de voluntarios que donaban su tiempo.

Su delicada condición de salud no le impidió completar todos los requisitos hasta lograr el máximo galardón del Escutismo: llegó a Escucha Aguila. Se graduó de escuela superior con excelentes notas obteniendo admisión temprana al programa de química de la Universidad de Puerto Rico.

Durante ese tiempo José Miguel  reconoció la naturaleza como ente sanador que lleva a vivir paz interior. Hace posible calidad de vida durante experiencias catastróficas.  Partió el 7 de agosto de 2001, con mucha paz y tranquilidad espiritual, dando ánimo a sus padres y familiares.

El grupo de apoyo que acompañó a José Miguel y la familia se constituyó en la Fundación Casa José. Establecieron su misión y visión basados en las experiencias vividas y las conclusiones de la investigación de Zuleika, hermana de José Miguel, durante el proceso. Todavía después de muchos años sigue reuniéndose semanalmente. Queremos llevar la riqueza aprendida a cuantas familias sea posible.